EN  FR  DE  ES | Mapa del sitio | Inicio
Trayendo justicia a las víctimas de delitos internacionales

Tribunales

 
    Introducción
 
    Tribunales militares internacionales (TMI)
 
    Tribunales penales internacionales
 
    Corte Penal Internacional
 
    Tribunales mixtos
Cámaras Especiales para los Crímenes Graves en Timor-Leste
Tribunal Especial para Sierra Leona
Tribunal Penal para Camboya
Tribunal Especial Internacional para el Líbano
Estructura y organización
Competencia del Tribunal Especial
Documentos
Cámara para crímenes de guerra en Bosnia y Herzegovina
Programa de jueces internacionales en Kosovo
Chambres africaines extraordinaires
 
    Documentos de referencia
Inicio  >  Recursos  >  Tribunales  >  Tribunales mixtos  >  Tribunal Especial Interna...
Last modified on: 19.03.2014

Introducción

El Tribunal Especial para el Líbano fue creado el 30 de mayo de 2007 por medio de la resolución 1757 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. Esta Resolución otorgaba al Secretario General el mandato para tomar todas las medidas necesarias para establecer el Tribunal Especial.

El 13 de diciembre de 2005, el Primer Ministro libanés, Fouad Siniora, pidió al secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan la creación de un tribunal con carácter internacional para enjuiciar a los responsables de los ataques terroristas llevados a cabo en el Líbano desde el 1 de octubre de 2004 y en particular, el atentado con un coche-bomba que tuvo lugar en Beirut el 14 de febrero de 2005 resultando en la muerte de 21 personas, incluyendo al entonces primer ministro, Rafik Hariri.

Una vez identificada la naturaleza y alcance de la asistencia internacional requerida por el gobierno libanés, el Consejo de Seguridad aprobó por unanimidad el 29 de marzo de 2006, la  resolución 1664 que creó el tribunal internacional. Esta Resolución solicitaba al Secretario General negociar un acuerdo con el gobierno del Líbano “para establecer un tribunal de carácter internacional basado en las más altas normas internacionales de justicia penal.”

El 15 de noviembre de 2006, Kofi Annan presentó ante el Consejo de Seguridad su reporte sobre el establecimiento de un tribunal internacional para enjuiciar a los presuntos asesinos del antiguo primer ministro Rafik Hariri.

El 21 de noviembre de 2006, el Consejo de Seguridad aprobó el acuerdo negociado por el Secretario General con el gobierno del Líbano sobre la forma y estructura del Tribunal dando así el visto bueno para su establecimiento.

El 6 de febrero de 2007, las Naciones Unidas y el Líbano firmaron un acuerdo por medio del cual se establecía un tribunal especial.

Después de casi cuatro meses de impasse en el parlamento libanés para ratificar el acuerdo firmado el de de febrero de 2007 entre Beirut y Naciones Unidas, los países occidentales decidieron imponer la creación del Tribunal que llevaba  ya un año y medio discutiéndose.  De esta forma, el 30 de mayo de 2007, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, actuando según lo establecido en el capítulo VII  de la Carta de Naciones Unidas, adoptó la  resolución 1757 autorizando la creación del Tribunal Especial para el Líbano por una votación de 10 a favor y cero en contra con cinco abstenciones, incluyendo las de China y Rusia.  Esta Resolución vinculante preveía la entrada automática en vigor de la Convención, firmada el año anterior entre las Naciones Unidas y Líbano creando un “tribunal especial”, el 10 de junio de 2007, a menos que las facciones libanesas lograran ratificarla antes de esa fecha.  Así, después de una crisis política de cuatro meses y ante la voluntad de la comunidad internacional de poner fin al clima de inestabilidad en el Líbano, el Consejo de Seguridad, haciendo caso omiso de la oposición de una gran parte de la comunidad libanesa, impuso el establecimiento del Tribunal Especial.

Referencia histórica

En el contexto del proceso de paz en Medio Oriente, el enviado de Naciones Unidas encargado de la implementación de la resolución 1559

(2004) del Consejo de Seguridad que buscaba el retiro de todas las “fuerzas extranjeras” del Líbano declaró estar extremadamente motivado por el comportamiento tanto del gobierno sirio como del gobierno libanés. En efecto, ambos se mostraron cooperativos e indicaron su buena disposición para cumplir con las resoluciones del Consejo de Seguridad y trabajar activamente en el despliegue de tropas sirias, aunque sin dar fechas precisas.

A pesar de estas señas positivas, el 15 de febrero de 2005, el antiguo primer ministro libanés Rafik Hariri fue asesinado.  La bomba, que fue detonada en el centro de Beirut, tenía como objetivo el convoy de Hariri. Otras veinte personas también murieron en la explosión.

Ante la reacción de la comunidad internacional, el Consejo de Seguridad aprobó la  resolución 1595 (7 de abril de 2005) donde se establece la Comisión Internacional Independiente de Investigación de Naciones Unidas (UNIIIC) sobre el asesinato del Primer Ministro.

Desde entonces, quince otros atentados tuvieron lugar contra personalidades libanesas opuestas a Siria, como ministros, diputados, periodistas, etc.

El primer informe de la Comisión de Investigación, encabezada por el fiscal alemán Detlev Mehlis, presentado el 20 de octubre de 2005, concluía que “un conjunto de evidencia conducía a la implicación tanto del Líbano como de Siria en el asesinato del ex primer ministro Rafik Hariri” y que el primer ataque había sido llevado a cabo por un grupo con una amplia organización y recursos considerables.

En su segundo informe presentado ante el Consejo de Seguridad el 12 de diciembre de 2005, Detlev Mehlis indicó que si Siria aumentara su cooperación con la Comisión de Investigación, autorizando el interrogatorio a cinco oficiales sirios presuntamente implicados en el asesinato de Hariri, ayudaría a eliminar las dudas sobre su voluntad para esclarecer el caso.

En la resolución 1644 aprobada el 15 de diciembre de 2005, el Consejo de Seguridad amplió el mandato de la UNIIIC autorizando que proporcionara asistencia técnica a las autoridades libanesas para investigas otros ataques terroristas en Líbano que hubieran tenido lugar desde el 1 octubre de 2004.

Después de la renuncia de Detleve Mehlis a la Comisión de Investigación, el Secretario General, Kofi Annan nombró a Serge Brammertz, ex fiscal federal en Bélgica y Fiscal Adjunto en la Corte Penal Internacional (CPI) desde 2003, como nuevo jefe de la UNIIIC. A pesar  del conflicto que sobrevino a Líbano en verano de 2006 entre Israel y Hezbolá, Serge Brammertz presentó el 25 de septiembre de 2006, ante el Consejo de Seguridad el tercer informe de la Comisión, que confirmaba la teoría del ataque suicida para asesinar al ex primer ministro Rafik Hariri.  Después de presentar, el 12 de diciembre de 2006, su sexto informe ante el Consejo de Seguridad, Brammertz subrayó el hecho que la investigación sólo tendría sentido si conducía a un proceso judicial conferido a un tribunal especial.

Así fue como, de acuerdo a la resolución 1757 aprobada por el Consejo de Seguridad el 30 de mayo de 2007, las provisiones vinculantes del acuerdo entre las Naciones Unidas y el Líbano estableciendo el Tribunal Especial para el Líbano, entraron en vigor el 10 de julio de 2007, a pesar de que el parlamento libanés no las había ratificado.

Imprimer  Envoyer à un ami  Ajouter à mes favoris 

Seguir informado

Copyrights © 2014 trial-ch.org. All rights reserved - DB Engineering: J. Bédat, Design: X. Righetti - Legal informations - mapa web